miércoles, 13 de mayo de 2009

Cónclave de saurios, sarta de mamadas

Para baños de pureza, los de los PRI-nosaurios. En un encuentro de candidatos, los dinos se dieron vuelo con su hiperconocida demagogia, siendo el aspirante a diputado federal, Héctor Velasco Monroy, el que fungió como vocero de la manada.

El saurio no tuvo empacho en asegurar que su partido tiene como línea de acción la “sensatez (de vivir del erario público) y la congruencia (¡sopas! ¿desde cuando a la corrupción se le llama congruencia?) para enfrentar a los opositores”. Que no chinguen: su estrategia preferida para enfrentar a la oposición es incorporarlos a sus filas. Acto seguido, Velasco Monroy dijo que los PRI-nosaurios están “más unidos y comprometidos para trabajar por el triunfo”. Lo de la unidad, que se los crea a ver que inocente: no hay partido que sufra más deserciones y cambios de camiseta que el PRI. Y en cuanto a lo del compromiso, eso si se los creo: el poder ha sido su única constante en su, por desgracia, laaaarga historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario